Domingo, 9 de agosto de 2020|

5 visitas ahora

 

-CUANDO TODO ESTO ACABE-

Cuando clarines,trompetas y pífanos nos convoquen para comunicarnos que nuestro gobierno, por la gracia de Dios, y su infinita sabiduría, nos ha salvado de las garras de la pandemia y de Fumanchú, se habrán producido importantes cambios, para los que tendremos que estar preparados y obrar colectivamente en consecuencia.: Un mayor control social, a través de las aplicaciones, con la excusa, otra vez, de ser en beneficio nuestro, en este caso para nuestra salud y el agravante de insolidaridad, si no nos dejamos. De paso una condena implícita y en algunas situaciones explicita, de las interrelaciones. Por supuesto, millones de trabajadores quedaremos en la puta calle, esta vez sí nos enviarán allí, desde las empresas, directamente, los llamados asalariados o indirectamente autónomos. De paso a los que trabajan directamente para el Estado, funcionarios les llaman, indirectamente lo hacemos todos, les empeorán las condiciones para acceder a la jubilación sin tener en cuenta los años que se pasaron como imbéciles preperando oposiciones absurdas a costa de parejas varias y padres ( menos los introducidos a dedo por todos los partidos políticos, que también son muchos y a los que después se hace una oposición chusquera). Un aumento del trabajo en casa, una vez que los problemas generados por la incompetencia generalizada de empresarios, políticos y altos funcionarios se resuelvan y las vías informáticas funcionen. Vamos como volver a coser vaqueros en casa, pero usando el ordenador. Ello tendrá como resultado, una vez más, la autoformación a nuestra costa, con cursos fuera del horario laboral, que obviamente deja de existir. Y un aumento de las horas trabajadas, no de mayor productividad, como nos pretenden hacer creer. Y sobre todo, un mayor aislamiento, cada uno en su casa y Netflix en la de todos, no compensado por contactos en red, todos lo comprobamos, lo que limita nuestra capacidad de respuesta. Como se quedará mucha gente por el camino, dada su incapacidad para comprender documentos sencillos, y no nos referimos sólo a los que redactan manuales de uso, es conveniente crear una renta mínima. Este fracaso es resultado del sistema educativo español que se ha basado, mayoritariamente, no en el aumento de las competencias y capacidades de los alumnos, ( y profesores)a partir de un análisis crítico, sino en los contenidos y rebajando los criterios básicos de evaluación, y así tener ocupados a millones de jóvenes y contentos a sus papás. Este sistema de «siente a un pobre en su mesa», o renta mínima, no es por miedo a motines y revueltas, sabido es que los pobres de verdad, se quejan pero no protestan, están demasiado derrotados, sino por una mayor eficacia para el capitalismo. Y tiene un doble objetivo, al ser la renta básica del gobierno central, completada por las de los gobiernos autonómicos, todos son el mismo Estado,y al ser éstas últimas distintas, producen diferencias entre las familias desfavorecidas potenciando así la xenofobia y el patrioterismo. Y por otra parte, no será suficiente, cuando llegue, obligando al trabajo negro, abaratando costes y presionando sobre los asalariados, con la consiguiente división entre trabajadores. Nada nuevo bajo el sol, el pan y circo de tiempos del Imperio Romano,con la diferencia que los esclavos, ahora son los inmigrantes ilegales y los trabajadores del tercer mundo. Y de paso como su aplicación será lenta , compleja y con errores, los trabajadores se cagarán en el gobierno y el funcionario de turno, dejando de lado a nuestros previsores empresarios, más conocidos en la actualidad como las plañideras.

Queda por ver si se producirá cierta reindustrialización en la Unión Europea, ya que es possible y ningún país es capaz de competir solo frente a Asia, mientras los militares se lo están pensando, y empiezan a comprender que hay otros modelos de guerra, pero eso está en el aire. ¿ Qué ocurrirá en el campo sindical? Al principio pensábamos que se mantendría la demostrada incapacidad de las burocracias sindicales de los llamados «sindicatos mayoritarios» para defender a los trabajadores dado que estas tienen como objetivo el mantenimiento de sus estructuras y pequeñas cuotas de poder con subvenciones permanentes estatales. Y quien paga, manda.

Pero al menos, pensábamos que servirían para gestionar como intermediarios las ayudas limosneras del Estado como los cobros de subsidios varios.

No ha sido así y curiosamente, por primera vez en años, han sido los sindicatos del bloque combativo, singularmente la CNT los que, dentro de sus limitades posibilidades, han realizado una importante labor de gestión y apoyo, generandose una ola de simpatía.

Es difícil saber si ésta se concretará en un aumento de afiliación. El individualismo el sentido de inmediatez unido al concepto meramente utilitario de la ideología actual, juegan a la contra cuando la cultura obrera es un eco del pasado.

No obstante, si algo ha demostrado la efervescecnia de los movimientos sociales, es que sin el apoyo de un poderoso movimiento obrero a la contestación, el capitalismo integra, (Podemos), también simbolicamente ( 8 de Marzo), aplasta y por últumo se refuerza.

O que nos expliquen la refundación del capitalismo después del 2008 que se concretó en el despido libre y casi gratis, y desregulación del mercado laboral (en jerga de los economistas).

Y no hay movimiento obrero alternativos sin sindicatos revolucionarios porque el asambleismo es efímero y el consejismo lleva a confrontación entre los propios trabajadores. Por eso, es indispensable mantener los sindicatos y con ellos sus lugares de reunión,a pesar de la reducción de cotizaciones por los despidos masivos.

Cuanto menos nos podamos reunir, más aislados estaremos, y el aislamiento, es la derrota. De una vez, sindicatos, federaciones y confederaciones tienen que demostrar que el apoyo mutuo no es una consigna, sino una realidad y allí donde haya dinero, que lo hay, se debe ceder, de la forma que se considere más beneficiosa por ambas partes, para mantener abiertos los locales y extendernos. Así nos irá mejor a todos. Incluso lo dicen las resoluciones de sus Congresos. Ahora hay que aplicarlas de una vez. Otra cuestión es que los militantes en los sindicatos no están aumentando en la misma proporción, que los afiliados, y los militantes se encuentran sobrecargados de tareas. A nuestro modo de ver, y además de las razones apuntadas, es que la mayoría de los libertarios, que los hay , aunque seamos pocos, però no tan pocos, prefieren su campo de actuación en otros ámbitos, por miedo a la confrontación, entre los mismos libertarios, que aunque no la viviesen, si queda en la memoria colectiva. Hora es de hacer un análisis de porqué los sindicatos, cuyo objetivo es la defensa de los trabajadores y el ataque al capital , se convirtieron en conciabulos que luchaban por el poder, en medio de personalismos y conflictos idiológicos, muchas veces meras consignas, mientras la immensa mayoría de los afiliados y militantes hastiados y desmoralizados se iban a sus casas. Porque lo que está en juego es nuestro modelo de futuro ¿ como vamos a creer en la viabilidad de una sociedad libertaria mundial, si las organizaciones que lo prefiguran resuelven los conflictos mediante abandonos, expulsiones y luchas por el poder?. Quizas este sea un análisis que corresponda más a los grupos de afinidad, però atañe a todos. Su respuesta es importante para los sindicatos, que si no se encontrarán con la disyuntiva que cuando crezcan tienen que optar entre el agotamiento de la militancia o la delegación. Otra consecuencia demostrable, es que los canales virtuales son necesarios pero no suficientes. Hay que estar en la calle, también con propaganda.

Y como habrá un rebrote de nacionalismo, versus patriotismo, versus estatismo, tendremos que intentar resolver de una vez, si es que es posible, los sentimientos patrióticos y su relación con las ideas libertarias. Franco nos vacunó del nacionalismo español, aunque ahora esta volviendo, aunque por contra dio marchamo de izquierdismo a los nacionalismos periféricos. Al margen del homenaje de los nietos a sus abuelos, tirando piedras y otros objetos a la policía, como sus iaios hacían en las batallas entre mozos, y ya sabemos que los jovenes libertarios se identifican con los güelus, el hecho es que en Catalunya numerosos ateneos libertarios se han pasado al independentismo y han luchado a brazo partido por alcaldes, dirigentes estatales, eso si autonómicos y otros próceres que llevaban años con momios y que cuando temieron perderlos tiraron por la calle de enmedio. Ya está muy visto ( Croacia, Eslovenia; Eslovaquia, Georgia, Sudán del Sur, Bangla Desh ...), y sus apelaciones sentimentales patrióticas también, unido a su control ideológico, pero lo que no se explica es porqué los libertarios no logramos dar una respuesta que desde la razón controle los sentimientos, sin dejarnos arrastrar por mala conciencia. Una última cuestión es el internacionalismo., si la Historía demuestra algo,es que ningún movimiento ya no revolucionario, sino meramente avanzado triunfa sin un amplio apoyo exterior. 1936 es un ejemplo,.

Cuando se lucha contra transnacionales, las presiones han de ser globales. Las críticas a funcionamientos anteriores han sido certeras, però sin coordinación, medios financieros recursos humanos y capacidad de propaganda nos quedaremos en palabras bienintencionadas.

Que al menos estos dias nos permitan repensar, clarificar ideas, y llegar a conclusiones para que cuando salgamos además de hacer dieta ,actuemos conscientemente.

Salud. Grupo de Reflexión.