Lunes, 17 de junio de 2019|

1 visitas ahora

 

100.000 muertos del PP ¿Genocidio, recortes o eutanasia? Esta gente que hace todo esto, pide Tu Voto. Botarlos

Estamos en época de elecciones. Los salvadores de patrias quieren engañar una vez más, nos roban, nos matan (ellos dicen recortes), nos precarizan, nos engañan, nossssssss. Hasta el infinito, pero en la situación de crispación actual muchos se plantean que el voto es el mal menor ante la avalancha del nuevo fascismo. El anarcosindicalismo (cuando era fuerte) se permitía el lujo en dejarse querer a cambio de conquistas sociales o libertades (presos…). Hoy el anarcosindicalismo esta sin estrategia y debilitado, dividido en diferentes organizaciones sindicales donde prima el personalismo a la ideología, el sectarismo, a mirar al futuro creando una organización fuerte, para poder dar la batalla al capitalismo cada vez más depredador. El anarquismo se encuentra en una situación parecida, hay que reconocer que multitud de grupos, pero descoordinados mirándose el ombligo, sin estrategia ni análisis de lucha contra el capitalismo, recordando tiempos pasados que muchas veces no son aplicables a la situación actual, mitificando ciertas tácticas y con mucha ignorancia de la sociedad donde se desenvolvieron, que no tiene nada que ver con la actual. Esperamos que una situación pre fascista como la actual pueda servir para que el anarcosindicalismo y el anarquismo reflexionen y salgan de sus crepúsculos para poder ver donde nos desenvolvemos y dejemos de ser unas organizaciones dispersas, erráticas y sin influencia social. Las jornadas de debate y análisis, dejando los sectarismos y acabando con el discurso autoritario que unos son más puros que otros, serian fundamentales para buscar claridad en un futuro esperanzador. Debemos dejar ya estas discusiones la mayoría de las veces con poco criterio y ver la realidad, lo que nos divide es más la estrategia que la ideología. Los autoritarios emplean más tiempo en desprestigiar a los compañeros que en la lucha contra el capital y poner al anarcosindicalismo en el lugar que merece. Si no somos capaces de aglutinar a los afines, podemos cerrar el chiringuito pues no vendrá nadie, mira a tu alrededor y sino ves a nadie ¿Pregunta que estás haciendo?

Portafolio