Jueves, 27 de abril de 2017|

60 visitas ahora

 

Presentación del libro "¿Por qué Marx no habló de copyright?"

SÁBADO 29 de noviembre, 19h, en la librería Enclave de libros (Madrid)

Queridas y queridos amigos,

Vamos a celebrar con mucha alegría la última salida editorial de Enclave. Además de seguir en “el frente” como libreros de barrio que somos, queremos ser un «prisma» editorial de instrumentos para el debate y el cambio. El libro de David Aristegui ¿Por qué Marx no habló de copyright – La propiedad intelectual y sus revoluciones nos llena de satisfacción por su foco, documentado y ameno a la vez, sobre la candente temática de los derechos de propiedad intelectual. Un recorrido contracorriente desde los primeros pasos del mercado del libro a las contradicciones de las licencias libre en la era del turbo-capitalismo relacional y de la «gratuidad» neoliberal. Os invitamos a leerlo y a pensar.

La presentación, en primicia nacional (el libro llegará a las librerías a comienzo de la próxima semana), será el próximo sábado 29 de noviembre, a las 19,00 h. en Enclave. Contaremos con la presencia del autor David García Aristegui, de la historiadora Raquel Sánchez García y de los autores del prólogo César Rendueles e Igor Sádaba. Una plantilla de primer orden para un debate de alto interés.

Por qué Marx no habló de copyright - La propiedad intelectual y sus revoluciones es un libro que trata la desconocida historia de los derechos de autor. Como se refleja en el prólogo de César Rendueles e Igor Sábada "este ensayo propone una perspectiva alternativa que cuestiona el consenso dominante inyectando en los debates sobre la propiedad intelectual problemas urgentes relacionados con los conflictos laborales, la desigualdad y, en última instancia, la lucha de clases". Porque los derechos de autor no se venden. Se defienden. Colectivamente.

Las licencias Creative Commons y la filosofía del copyleft fueron el resultado del primer movimiento social generado en torno a la propiedad intelectual. El software libre goza de buena salud, pero la cultura libre no. Las diferencias entre código y libros, canciones y películas son cada vez más evidentes, pero se sigue insistiendo en que el uso de las Creative Commons, por sí solas, van a acabar con la precariedad y con los abusos de la industria. A pesar de las simpatías que genera en algunos sectores de la izquierda la cultura libre por desgracia presenta más que sospechosos parecidos de familia con la agenda neoliberal.

«Muy pocas alternativas a la propiedad intelectual convencional han integrado en sus proyectos alguna clase de crítica del mercado de trabajo, una redefinición de la categoría de trabajador intelectual, una solución viable para las tareas de mediación, formas de retribución justa de actividades artístico-culturales o, incluso, alguna clase de complicidad con proyectos políticos antagonistas más amplios. La opción mayoritaria ha sido dejar esas cuestiones abandonadas a la espontaneidad de la red, como antes el liberalismo propuso abandonarlas a la espontaneidad del mercado». (del prólogo de C. Rendueles e I. Sádaba)

Más que nuevos tipos de licencias son necesarias instancias colectivas para la gestión de la propiedad intelectual y derechos de autor. Necesitamos sindicatos en el ámbito de la cultura. Este libro es un modesto intento para empezar a sentar las bases históricas, ideológicas y discursivas para ese proceso.

David García Aristegui Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado toda su carrera profesional como desarrollador de software. Ex-músico y socio de la SGAE militó varios años en organizaciones anarcosindicalistas, colaborando en sus publicaciones de manera habitual. Participa en diversos movimientos sociales de base y medios de comunicación alternativos, como la Asociación Cultura Libre, Ciencia para el pueblo y Barrio Canino (Ágora Sol Radio). Ha participado en los libros colectivos "CT o la Cultura de la Transición" (2012), "¿Y ahora qué? Impactos y resistencia social frente a la embestida ultraliberal" (2012), "Tomar y hacer en vez de pedir y esperar" (2012) y "Qué hacemos con el trabajo" (2013), además de realizar el prólogo de "Criminales del copyright" (2014).