Martes, 22 de agosto de 2017|

5 visitas ahora

 

Cuentos anarquistas

El Cuento Anarquista. 100 años después

Los compañeros de la CNT de Granada han puesto a disposición en su librería digital el libro que reeditara la editorial Icaria en 1977 y publicado originalmente en 1913 con el título de "Dinamita Cerebral. Antología de los cuentos anarquistas más famosos".

En la compilación, que va precedida de su prólogo original escrito por Juan Mir, se reunen los siguientes textos:

1. ¡Sin trabajo! (Émile Zola)
2. Los dos hacendados (Magdalena Vernet)
3. El culto de la verdad (A. Strindberg)
4. El nido de águila (Henrik Pontoppidan)
5. El hurto (F. Pí y Margall)
6. El Cuervo (Pi y Arsuaga) 7. Escrúpulos (Octavio Mirbeau)
8. El Ogro (Ricardo Mella)
9. El Central Consuelo (Ramiro de Maeztu)
10. La Prehistoria (J. Martínez Ruiz Azorín)
11. La Justicia (Carlos Malato)
12. ¿Será eterna la injusticia? (Anselmo Lorenzo)
13. La Justiciera (Bernard Lazare)
14. Coloquio con la vida (Máximo Gorki)
15. Un cuento de año nuevo (Anatole France)
16. In vino veritas (José Prat)
17. La casa vieja (F. Domela Nieuwenhuis)
18. El asunto Barbizette (Jacobo Constant)
19. Matrimonios (Julio Camba)
20. Jesucristo en Fornos (Julio Burell)
21. La Gloria Militar (Alfonso Kan)

Dinamita Cerebral - Cuentos anarquistas (pdf)


El Cuento Anarquista

Litvak, Lily: El cuento anarquista (1880-1911). Antología, Madrid, Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, 2003, 267 págs. Precio: 9,00 euros.

Publicado por primera vez por la editorial Taurus en 1982, esta recopilación de cuentos es el fruto del trabajo de Litvak. Animada por el impresor anarquista Hermoso Plaja, Lily se adentró apasionadamente en el estudio de la literatura libertaria de finales de siglo XIX y principios del XX. Muy popular entonces, y hoy casi imposible de encontrar, incluso en las mejores bibliotecas, fue el libro Dinamita cerebral, que recogía «los mejores cuentos anarquistas de los más famosos autores», según indicaba el subtítulo. En lugar de una reedición, Litvak optó por sustituir los cuentos anarquista de autores extranjeros por los escritos por españoles. No todos los cuentos seleccionados son anarquistas, como se nos advierte en el estudio preliminar, pero sí tuvieron una gran influencia en el movimiento libertario de esos años.

El elenco de autores es diverso. Están los que podríamos denominar profesionales, como es el caso de periodistas que vivían de realizar esta labor, y los obreros de muy diferentes oficios que procedían del pueblo y que en algunos casos no firmaban ni siquiera con su nombre. Los textos fueron publicados originariamente en periódicos anarquistas. Lo que prima en ellos es el contenido sobre la forma. El predominio de esta sobre aquel era considerado por los obreros más conscientes como literatura decadente. Lo importante era lo que se decía, no la forma de decirlo.

Los habituales enemigos de la acracia, el Estado, la Iglesia, el Ejército, los caciques..., salen malparados en las situaciones que se describen. La explotación, la opresión y alienación que sufre el pueblo aflora continuamente a lo largo de las páginas del libro. Esta denuncia es clave para la emancipación del proletariado. Se trata de hacer consciente al trabajador de su situación para poder alcanzar la libertad, para poder construir una sociedadjusta e igualitaria. Algunos cuentos nos muestran de forma patética las consecuencias de algunos trabajos, como es el caso del crudo cuadro clínico del hidrargirismo que padece un obrero. Pero donde más se incide es en la denuncia del sometimiento sexual de las jóvenes de familia pobre a las apetencias del cacique. Los abusos sexuales del burgués o patrón, dadas las necesidades económicas del pueblo, son las consideradas más humillantes. A su vez, las críticas van encaminadas a los matrimonios que se formalizan por intereses económicos, donde el amor no existe y todo es infelicidad. La libertad es básica y fundamental para el goce de la vida. Se aboga por la emancipación sexual y el amor libre, contra la institución matrimonial, ya sea eclesiástica o civil. Frente al machismo y poligamia de algunos varones, hay cuentos que nos muestran cómo la mujer afronta la situación actuando de la misma forma: disfrutando con sus amantes y denuncian la hipocresía moral de su marido.

Incluimos en estas mismas páginas de Bicel uno de los cuentos de Azorín, El Cristo nuevo, que ha sido publicado en reiteradísimas ocasiones y que da a conocer la lucidez intelectual del joven anarquista de la Generación del 98 antes de que abandonara la ideología libertaria y de que José Martínez Ruiz empezara a escribir bajo el seudónimo por el que hoy es conocido por todos.

Otras firmas conocidas que escribieron cuentos, también incluidos en esta selección, son: Pi y Margall, Federico Urales, Anselmo Lorenzo y Julio Camba. El cuento más extenso, el último de la antología, es de Ricardo Mella, el más prestigioso ideólogo anarquista español: Utopía. Un elogio de la emancipación a través del avance técnico que hoy puede sorprender a aquellos libertarios que consideran la utilización de la máquina como la propia y misma causa de la alienación humana.

Amador